diumenge, 21 d’octubre de 2012

"Flores y Blancaflor" y Jean Renart

Durante la Edad Media (s. XII-XIV) hubo un seguido de novelas sentimentales que circularon por las cortes de Europa. Entre ellas encontramos la novela de “Flores y Blancaflor”.

Resumen:
Grabado de "Flores y Blancaflor"
Flores es hijo de un rey moro de España. Está enamorado de la hija de una esclava cristiana, Blancaflor. Los dos eran nacidos el mismo día, con unos mismos rasgos: igual de guapos, de listos… y crecen juntos. Durante su adolescencia, aparece el amor (vemos que el amor no tiene fronteras) y en enterarse su padre, el rey, vende a la esclava que llega al mercado de Babilonia, y Flores va en su búsqueda. Viven un viaje de regreso juntos, y al llegar a España, su padre (el rey) ha muerto y él es coronado rey. Entonces se convierte en cristiano y se casa con ella.

En este pequeño relato de “Flores y Blancaflor”, vemos con mucha facilidad que en las novelas sentimentales, el amor es el elemento principal y más importante (si que el caballero librará batallas, guerra… vivirá una aventura) pero todo será por amor, querrá recuperar a su amada y deberá ir a buscarla. Por eso decimos que el amor no tiene fronteras, el personaje hará todo y más por su amada, por amor.
Van habiendo cambios en los espacios… Empiezan a aparecer dentro de la novela francesa, dentro de la historia, de las ciudades que cobran un papel más importante respecto a las cortes (que eran el principal espacio en las novelas de caballerías).

Con estos cambios empiezan a aparecer nuevos novelistas como Jean Renart. Nacido a principios del  XIII, fue un poeta francés. Su vida es aún muy desconocida, pero se le atribuye la composición de la novela “Galeran de Bretaña” y se sabe que fue el autor de “El milenio” (del año 1200) y el “Guilleaume de Dole” (del año 1210). Su obra maestra es, sin lugar a dudas, el poema narrativo “El lai de la sombra” (1221).

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada